1.      La vida intelectual y la cultura de la civilización bizantina

El historiador de Bizancio, Georges Ortrogorsky, define de esta forma el nuevo estado formado por los bizantinos.

Estructura estatal romana, cultura griega y religión cristiana son las fuentes del desarrollo del imperio bizantino. Si se prescinde de uno de estos tres elementos, no se puede comprender la cultura bizantina”

Se manifiesta de esta forma una vida intelectual brillante  y compleja e intermedia entre Oriente y Occidente. El interés que tenían los patriarcas  por la cultura superior, la corte imperial, así como los comerciantes más ricos y la intensa vida espiritual  de los monasterios y la misma necesidad de la democracia por poseer conocimientos de matemáticas, jurídicos o literarios, harán que el imperio bizantino tenga una intensa vida intelectual en conjunción con cuatro elementos principales,  el romano, el cristiano, el oriental  y el griego, muchas veces difíciles de conjugar.

La creación intelectual se desarrolla en cinco apartados que son la literatura y poesía, la filosofía, las ciencias, la enseñanza y el arte, pero estas creaciones vivirán en muchas ocasiones al margen del pueblo, ya que las élites hablaban latín, lengua desconocida por la mayoría de la población y también el griego clásico también desconocida por las masas de gente ya que estas hablaban varios dialectos del griego, ya que estas tierras habían sido territorio griego durante varios siglos.

La literatura muestra en principio una conexión con el antiguo helenismo, predominando el gusto por la retórica y filosofía, pero desde el siglo IV aparece la literatura cristiana promovida por los padres de la Iglesia.  Como historiadores destacan Procopio, Agathias de Myrrina y Menando, considerando al primero como historiador indispensable para poder conocer el reinado de Justiniano. La filosofía tenía las ramas en la tradición clásica pero con una fuerte personalidad propia, estudiando sobre todo la metafísica y el lugar que ocupa al hombre en el orden universal, mientras que los monasterios más inclinados hacia un misticismo, se desarrollan como principales centros filosóficos, es decir, la filosofía bizantina será la manifestación del pensamiento cristiano. Por otra parte los estudios de botánica, zoología  y mineralogía no tuvieron nunca un valor científico, pero si la tuvo la medicina que también tenía sus raíces en la medicina del mundo clásico, sobre todo en Hipócrates y Galeno.

Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles muestran un gran conocimiento de matemáticas y geometría  quienes construyeron el templo de Santa Sofia en la época de Justiniano en  la primera edad de Oro Bizantina. Para terminar destacar la enseñanza que era heredera de la helenística y se instruía solo a los niños de familias más nobles y esta comprendía de la escritura, canto litúrgico, gramática, lectura, filosofía, teología y matemáticas. El arte, exponente del “cesaropapismo” del emperador como un dios en la tierra, conjuga el arte helenístico, el romano y las artes mesopotámicas, que por limitación de espacio sería imposible enumerarlas todas. Estas se desarrollaron y evolucionaron desde la primera edad de Oro y la tercera edad de Oro, pero en la Crisis Iconoclasta, se destruyeron muchas de ellas.    

 Toni Bennasar

Un pensamiento en “

  1. LA PAIDEIA GRIEGA DE CRISTO o HELENISMO CRISTIANO –VS- JUDEO CRISTIANISMO: La semana santa es tiempo de recogimiento, meditación, ejercicios espirituales y rectificación: La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a fin de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el currículo y la metodología de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido a que la teología judeo cristiana, fruto de la unión del Antiguo Testamento y los Evangelios de Cristo, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar y retomar la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s